La CHS cumple 90 años

ruedaEl nacimiento de la Confederación Hidrográfica del Segura hace 90 años revolucionó la forma de entender la gestión de los ríos, englobando toda su cuenca. Esta idea, que hoy se une a la gestión integrada de todos los recursos y demanda de los usuarios, es la razón principal de que nuestro modelo de gobernanza hídrica sea ejemplo mundial.

La gestión global de un río puede parecer hoy día el sistema natural para administrar los recursos hídricos, pero el 23 de agosto de 1926, día en que comenzó a funcionar la entonces llamada Confederación Sindical Hidrográfica del Segura, resultó toda una novedad, sólo unos meses después de la demarcación del Ebro.

La gestión conjunta de todos los recursos ha sido especialmente importante en la historia de la cuenca del Segura, dado que se trata la demarcación hidrográfica más seca de toda la Unión Europea y al mismo tiempo una región eminentemente productora y exportadora de frutas y hortalizas. La administración de los recursos disponibles, la búsqueda de fuentes extra en caso de necesidad y el equilibrio con la demanda de los usuarios resultan fundamentales en el sureste español.

sede chs 1960

Fachada de la sede de la CHS en Murcia, 1960

Y es que este método de funcionamiento hace posible desarrollar una estrategia plurianual, que permite gestionar los recursos en un escenario a largo plazo. Así se aprovecha al máximo el agua disponible y se garantiza un funcionamiento racional de los sectores sociales y económicos dependientes.

La cuenca del Segura es a día de hoy referente internacional por estas prácticas, especialmente en aquellas regiones del mundo con similares condiciones meteorológicas. El norte de África, Turquía y Asia central se han interesado ya por nuestra experiencia. Además, la cercanía cultural también ha facilitado contactos con America Latina, donde países como Argentina, Brasil, Perú o Chile quieren aplicar el sistema desarrollado aquí.

Sin embargo, hace casi un siglo sólo se acaba de empezar el trabajo en la cuenca del Segura. El primer objetivo que se marcó el organismo tras el decreto del Gobierno de España que marcaba su nacimiento, el citado 23 de agosto de 1926, fue completar la regulación de la cabecera de los ríos Segura, Mundo y Mula. La Cierva, Fuensanta y más tarde Talave y Cenajo junto a otros embalses de menor capacidad, proporcionaron capacidad de reserva frente a los recurrentes periodos de sequía. La primera asamblea se celebró más de un año más tarde, el 5 de diciembre de 2027, pero se empezó a trabajar mucho antes. Ya entonces un directivo de la primitiva CHS instituyó un lema que describe acertadamente el principal problema de la cuenca: “Ni una gota de agua vaya al mar sin haber rendido a la tierra su virtud fertilizante”.

RIADA 10

Imagen de una inundación, uno de los problemas más graves de la cuenca

Otro hito importante de los primeros momentos de la Confederación fue el proceso de ordenación de los riegos tradicionales. Los primeros estatutos citaban entonces como cauces principales los de los ríos Segura, Taibilla, Benamor, Argos, Quípar, Mula y Guadalentín, y 400.000 hectáreas de terrenos de cultivo. La normativa estatal que regulaba el organismo de cuenca imponía la adscripción de todas las comunidades de regantes y usuarios, pero también permitía por primera vez la participación mediante los órganos de gobierno en las decisiones de la Administración.

Un poco más tarde, en los años 70, la agricultura tradicional sufrió un cambio drástico con el boom de las aguas subterráneas, que revolucionó los cultivos en las grandes zonas de producción del campo de Cartagena y el Valle del Guadalentín. La regulación del uso de los acuíferos es desde entonces una de las principales funciones de la CHS, dada su importancia como fuente de reserva en caso de sequía y el riesgo de que entren en sobreexplotación.

Y a finales de esta década llegaban también las aguas del trasvase Tajo-Segura, la mayor infraestructura hidráulica de España. El acueducto supuso un cambio drástico del sector agrícola en el sureste peninsular, con la puesta en marcha de 150.000 hectáreas de riego modernizado. El desarrollo de estas explotaciones coincidió con la entrada de España en la Unión Europea, un mercado de 400 millones de consumidores que desarrolló una potente industria exportadora.

puente reguerón 1950

Prueba de carga en el Puente del Reguerón, 1950

Regulada la cabecera, el Plan de Defensa contra Avenidas del río Segura supuso el fin de las inundaciones periódicas en la zona. El proyecto consistió en el recrecimiento de presas existentes, la construcción de nuevas presas y la realización de encauzamientos de varios tramos del río Segura.

Por su parte, el comienzo del nuevo siglo implicó un cambio fundamental en los criterios de gestión del dominio público hidráulico, potenciados ahora con la protección del medio ambiente. Durante estos años se completó también la recuperación del Segura, que pasó en poco tiempo de ser un río contaminado a un ejemplo europeo y mundial en la regeneración mediante tratamientos de depuración. Y es precisamente la depuración, junto a la desalación, la nueva fuente de recursos no convencionales que ha modificado drásticamente el escenario de la administración de la cuenca del Segura.

La Confederación Hidrográfica del Segura afronta un futuro lleno de desafíos y exigencias, como las que indica la Unión Europea para el horizonte de planificación hidrológica 2027, y marcado por el déficit hídrico que hoy en día sigue siendo el principal problema de nuestra demarcación hidrográfica. Pero estamos convencidos de que la gestión integrada de los recursos y el principio unitario de cuenca continuará suponiendo, como lo fue al comienzo de nuestra historia, una ventaja crucial para afrontar los años venideros.

La Casa del Agua, un centro emblemático en el que conocer la cuenca del Segura

20160801 Fotos despacho Juan Miguel Martínez (1) - copia

Juan Miguel Martínez, jefe de servicio de apoyo a la Secretaría General de la Confederación Hidrográfica del Segura

¿Qué es la Confederación Hidrográfica del Segura? Hay un lugar en el que queda resuelta la pregunta.

Se trata de la Casa del Agua de Santomera, centro emblemático destinado a la divulgación y comunicación de todas las cuestiones relativas al agua, en cuanto que constituye un recurso esencial del desarrollo de la cuenca del Segura.

La Casa del Agua está formada por un conjunto de edificios e instalaciones, ubicadas en el entorno del embalse de Santomera, que alberga un museo que permite conocer la historia de la cuenca del Segura, los laboratorios en los que se estudia la calidad de las aguas, el archivo con documentos históricos y el pabellón expositivo de la turbina Francis.

20160524 FOTO Visita trabajadores CHS Casa del Agua (112)

La Casa del Agua comienza su carácter divulgativo en 1994, transformando de esta manera lo que antes era la casa de administración del propio embalse.

Ahora, 22 años después, necesitaba un lavado de cara. Tras unos meses de intensas tareas de remodelación, los visitantes y los propios trabajadores disponen de un lugar más moderno y cuidado. Un nuevo y más equipado laboratorio, un archivo totalmente remodelado para que pueda ser visitado por estudiantes e investigadores, y unas instalaciones mucho más accesibles darán la bienvenida a todos a partir de septiembre (se puede solicitar día y hora llamando al teléfono 968 965760).

La CHS gestiona las aguas de un territorio peculiar, enclavado en el sureste peninsular, con escasos recursos hídricos pero con fuertes riadas propias del clima mediterráneo. Embalses y presas evitan catástrofes como las que históricamente han asolado a las poblaciones y ayudan además a almacenar el agua para evitar desabastecimiento en la población y en los campos.

Las instalaciones de la Casa del Agua, con una superficie de 1.500 metros cuadrados, están enclavadas en un recinto vallado de 10.000 metros cuadrados. Dispone de un salón de actos con capacidad para 70 personas, donde se proyectan audiovisuales de divulgación científica y además cuenta con dos espacios idóneos para impartir clases, conferencias o jornadas de estudio. Asimismo, se realizan exposiciones, talleres educativos, visitas guiadas para centros educativos. Cabe destacar que las visitas guiadas se hacen para grupos de hasta 80 personas y que tienen una duración aproximada de dos horas.

Museo con exposición permanente

El objetivo principal de la exposición es ahondar en la cultura del agua en nuestro entorno, una cultura rica, diversa e innovadora, dado que la escasez hídrica es un rasgo definitorio del paisaje del sureste de la península ibérica.

20160524 FOTO Visita trabajadores CHS Casa del Agua (152)

En esta exposición se explica al visitante cómo es el Medio Ambiente que nos rodea y qué soluciones se han dado históricamente a los problemas derivados de la aridez y la torrencialidad. La exposición se encuentra distribuida en diferentes espacios temáticos, en los que pueden verse paneles informativos sobre la cuenca del Segura, información sobre las riadas, el Canal de Murcia, la rotura de la Presa de Puentes, documentos y aparatos antiguos, las presas de la cuenca, maquetas, y experimentos y juegos con el agua.

Se ofrecen al estudio y curiosidad de los visitantes 15 maquetas, ocho de ellas de embalses con agua en movimiento; una gran maqueta con toda la cuenca del Segura en relieve, en la que se observan los regadíos, el Trasvase, los canales de riego, la red de abastecimiento de los Canales del Taibilla, carreteras, ferrocarriles y los límites de las provincias incluidos en esta cuenca. También pueden verse presas construidas en el Plan de Defensa Contra Avenidas, así como cortes de meandros y prototipos de presas que permiten conocer su tipología, forma de construcción y comportamiento.

Proyecciones Audiovisuales

En el salón de actos, con capacidad para 80 personas, se proyectan toda clase de vídeos, presentaciones y documentos en una amplia pantalla. Se pueden presentar varios audiovisuales, entre los que destacan algunos como ‘Yo, el Segura’; ‘El Trasvase Tajo-Segura’; o ‘Presas de la cuenca del Segura’.

Pabellón Expositivo Turbina Francis

20150510 FOTO Visita Casa del Agua Santomera (22)

Una de las grandes novedades que se puede ver tras las obras es la instalación de una turbina Francis.  Esta máquina procede de la central hidroeléctrica situada a pie de presa del embalse del Talave. La función de la turbina es utilizar la energía potencial del agua, almacenada en una elevación más alta y convertirla, primero en energía mecánica y luego en eléctrica.

Hace unos años, esta máquina fue trasladada desde el embalse del Talave como elemento representativo al interior de la nave en el que se encontraba el archivo, pero había un problema, ya que el local donde estaba ubicada la turbina no cumplía con los requisitos para ser visitada por el público. Además, el archivo tenía que ser ampliado, por lo que no quedaba espacio para la turbina. Dadas las dimensiones y el peso de la pieza no era viable colocarla en el interior del edificio de La Casa del Agua, por lo que se consideró finalmente su instalación en el exterior, junto al acceso al edificio. Al tratarse de una maquinaria construida en acero, ha sido necesaria la construcción de un pequeño pabellón (de 130 metros cuadrados) que le proporciona cobijo y protección frente a la intemperie, a la vez que resalta su presencia.

20160524 FOTO Visita trabajadores CHS Casa del Agua (100)

La imagen del pabellón está en concordancia al entorno, pretendiendo un aspecto másico de caja de hormigón en referencia a la imagen y materiales utilizados en la construcción de un embalse.

Archivo

Fue en los años 60 cuando se construyó el edificio destinado a archivo de la Confederación Hidrográfica del Segura. En un principio, fue destinado a alojamiento de los trabajadores de la presa. Con el paso de los años fue objeto de diferentes actuaciones, adecuando su uso al de archivo general de la CHS, aunque manteniendo la configuración original en forma de nave con muy pocos cambios.

El edificio presentaba una serie de problemas, ya que el paso de los años no pasa en balde. De igual forma, había aumentado el volumen del material archivado, que ocupaba zonas de paso y despachos, existiendo a su vez otras zonas sin utilizar. Por otra parte, no había zonas de consulta para visitantes externos al archivo con las adecuadas condiciones de habitabilidad.

El archivo de la CHS contiene, entre otras, las series documentales que muestran la evolución de la cuenca del Segura en sus dos aspectos más importantes: la defensa contra las avenidas e inundaciones y la ordenación de regadíos. Entre estos documentos, destacan algunos como el ‘Proyecto de obras de Defensa contra las inundaciones en el Valle del Segura’, de Ramón García y Luis Gaztelu; el ‘Plan Nacional de Obras Hidráulicas de 1933’; o los proyectos para la regulación del río Segura, mediante la explotación de los pantanos de la Fuensanta, Cenajo, Talave y Camarillas y contraembalse de Cañaverosa.

Ahora, con la remodelación del edificio que alberga el archivo, todos los investigadores que lo deseen podrán acceder a la información de manera mucho más eficaz y cómoda.

Laboratorio

20160524 FOTO Visita trabajadores CHS Casa del Agua (126)

La CHS dispone de su propio laboratorio, en el que analiza la calidad de las aguas continentales (superficiales y subterráneas), y en el que también hace un control exhaustivo de los vertidos de aguas residuales que se producen en la cuenca. Además, realiza tareas de investigación en caso de episodios de mortandad de peces, episodios de contaminación localizada y cualquier otra función que sea necesaria para el seguimiento y evaluación de la calidad de las aguas de la cuenca.

El objetivo final es el de controlar y proteger los recursos hídricos y sus ecosistemas asociados.

Dentro de las actuaciones que se han realizado, destaca el traslado del laboratorio a un nuevo edificio. En realidad, lo que se ha hecho ha sido remodelar el ala sur de la primera planta de la Casa del Agua. Gracias a este cambio de ubicación, se ha ganado espacio y se han modernizado los equipamientos. Los grupos de visitantes que así lo deseen podrán visitar las instalaciones para ver cómo se trabaja en el control de las aguas de la cuenca del Segura.

 

¿Cómo mejorar la respuesta ante inundaciones y sequías? Información para salvar vidas

IMG_1576 - copia

Sonia María Hernández. Jefa de Servicio de Concesiones y Autorizaciones de la CHS

El proyecto Educen, que estudia cómo mejorar la respuesta ante desastres naturales, forma parte de una clase de iniciativas en las que la Confederación Hidrográfica del Segura participa gracias a la financiación de la Unión Europea.  Estas políticas cuentan con un componente social, ambiental y divulgativo novedoso con respecto a las acciones que hasta ahora llevaba a cabo el organismo de cuenca.

En efecto, antes cuando se hablaba de proyectos europeos llevados a cabo por una confederación hidrográfica, normalmente se asociaba a las grandes obras con fondos Feder de restauración ambiental, de construcción de infraestructuras de suministro o regulación de agua. Sin embargo, hoy la Confederación Hidrográfica del Segura ha dado un paso más que la acerca a las demandas reales de la sociedad actual.

Son ya muy conocidos los proyectos LIFE+ Riverlink y Ripisilva de mejora de la conectividad entre ecosistemas naturales mediante la construcción de escalas de peces, entre otras medidas, y de control de la expansión de las especies exóticas invasoras en la cuenca del río Segura para favorecer la colonización del bosque de ribera autóctono, respectivamente.

1

Miembros del equipo de Comisaria de Aguas vinculados al proyecto EDUCEN y del National Research Council of Italy-Water Research Institute

Pero a  este listado hay que añadir un proyecto que, con un presupuesto mucho más modesto y una duración también más reducida, lleva a cabo acciones si cabe, más alejadas aún de las funciones que tradicionalmente se le atribuye a una confederación. Es el proyecto Educen (www.educenproject.eu), financiado por Horizonte 2020, con una duración de 2 años y que empezó en mayo de 2015. Su objetivo es el de estudiar el componente histórico y cultural de la sociedad en general, y de  los colectivos más vulnerables a los desastres naturales (inundaciones, sequías y terremotos) para identificar sinergias, propuestas de mejora y debilidades que afrontar.

En el proyecto Educen participan 10 socios de 7 países diferentes distribuyéndose en grupos de trabajo (GT) y casos de estudio (CS). Los primeros, son seis GT formados por expertos académicos, científicos e investigadores de diferentes organismos (como la Facultad de Ciencias Militares en Wageningen, Holanda; la Universidad Politécnica de Milán, Italia; o el Instituto de Medio Ambiente de Estocolmo, Suecia). Los segundos son siete ciudades que se consideran “piloto”, porque han sufrido un evento extremo recientemente o porque presentan una alta vulnerabilidad a los desastres naturales. Las ciudades elegidas en el proyecto han sido: Milán, Umbria, L’Aquila, Estambul, Dordrecht, Volos y Lorca. La comunicación entre ambos niveles es continua y se realiza en ambos sentidos de forma que, los grupos de expertos proporcionan a los casos de estudio sus conocimientos más académicos y científico-técnicos para que podamos analizar los últimos eventos ocurridos, al mismo tiempo que los casos de estudio suministramos a los grupos de trabajo, información y apoyo para el análisis objetivo y técnico de la situación actual de las ciudades para la propuesta de mejoras en la gestión del riesgo.

Por ejemplo, el GT relativo a la memoria histórica ya se ha interesado por la larga, y a veces triste historia de la presa de Puentes, la que todos conocemos hoy como la Cuarta Presa de Puentes después de que se destruyera por 2 veces durante las riadas de 1648 y 1802.

Sin embargo, merece una especial atención los trabajos que está realizando Comisaría de Aguas con el GT liderado por los italianos del National Research Council of Italy-Water Research Institute. Su objetivo es el de estudiar, en núcleos de población vulnerables a desastres naturales, las redes sociales que existen entre sí y entre las administraciones públicas gestoras del riesgo. Gracias al apoyo y a veces, “espoleo” de este GT, algunos técnicos de Comisaría de Aguas hemos tenido la oportunidad de reunirnos con miembros del Ayuntamiento de Lorca y con parte de la población más afectada por las inundaciones en Lorca.

2

Durante las reuniones con la población local, se utilizaron métodos de trabajo participativos y dinámicos

Aún recuerdo la primera reunión con ciudadanos de las pedanías de La Torrecilla, El Campillo y de la Plataforma de Afectados por las Inundaciones de 2012, en octubre de 2015. Los socios europeos del proyecto EDUCEN entusiasmados con la información técnica y social que iban obteniendo y al lado nosotros, los técnicos de Comisaría de Aguas, con cierto recelo sabiendo que íbamos a recibir todo tipo de quejas a la Administración. Sin embargo, ahí sentada no sólo volví a ser testigo del civismo y buena educación de los lorquinos sino también, de lo ávidos y deseosos que están de que una Administración como la Confederación Hidrográfica del Segura se acerque a ellos, los escuche y entienda su orgullo y amor por una tierra tan históricamente maltratada por las riadas. Poco a poco hemos ido incorporando otros colectivos de Lorca (otras asociaciones de vecinos, la Asociación de Nuevos Lorquinos o la Comunidad de Regantes de Campo Alto) con los que nos gustaría seguir contando para futuras reuniones.

Los encuentros con la población de Lorca tienen como objetivo analizar los flujos de información entre los ciudadanos y con las administraciones gestoras del riesgo. Como resultado final, y una vez aplicada una metodología objetiva a través del programa informático ORA, los italianos pretenden identificar las necesidades de información que tiene la población de Lorca en lo que se refiere a las inundaciones, qué Administración dispone de dicha información y de qué manera podría proporcionarse a los ciudadanos. Además, se buscan metodologías para incorporar la sabiduría de los ciudadanos en la gestión que hacen las Administraciones.

En los resultados preliminares hemos constatado el gran interés que tienen los lorquinos por los datos más técnicos de que dispone la Confederación Hidrográfica del Segura (como los del SAIH http://www.chsegura.es/chs/cuenca/redesdecontrol/SAIH/visorhorariojs.html?accesible=false o la cartografía de zonas inundables https://www.chsegura.es/chs/cuenca/snczisegura/ ). Sin embargo, acceden poco o nada a ellos, tal vez por su complejidad técnica o simplemente, porque no saben donde se encuentran. Son “lagunas” de información que puede acometer la Confederación.

Hemos pasado el primer año del proyecto, nos queda ya poco tiempo para terminar y presentar las conclusiones finales. Sin embargo, estamos como niños con zapatos nuevos, disfrutando de cada momento de intercambio de conocimientos con expertos de toda Europa, de experiencias con otras Administraciones públicas y como no, con experiencias con la población de Lorca. Esperamos que el año que nos queda podamos seguir contando con su apoyo.

Nuestro agradecimiento al Ayuntamiento de Lorca, especialmente al Concejal de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural y como no, al Concejal de Emergencias y a todos los miembros del 112 de Lorca. También al 112 de la Región de Murcia y a su equipo así como, a Protección Civil de Delegación de Gobierno. No podemos olvidarnos de los lorquinos y en particular, de las asociaciones con las que nos hemos reunido hasta ahora, grandes representantes de la amabilidad y hospitalidad de los lorquinos.

¿Por qué se produce el reventón de los Chorros del río Mundo? (1 de 2)

Pablo Albaladejo

PABLOLINKEDIN

Pablo Albaladejo Responsable de Prensa de la CHS

Varias veces al año, acompañados por un rugido atronador, revientan los Chorros del río Mundo. La repentina salida del agua llega a multiplicar entonces por mil (hasta 100.000 l/s) el caudal de este icónico nacimiento, una cascada miles de veces fotografiada, y extiende la fama de este bello nacimiento fluvial más allá de las fronteras del pueblo de Riópar, la provincia de Albacete y la cuenca del Segura. Convertido ya en un atractivo turístico, el reventón es también objeto de investigaciones científicas que buscan desentrañar los misterios de la inmensa cueva donde surge y su extraño funcionamiento. Y precisamente esto, explicar cómo y dónde se produce, es lo que vamos a tratar de hacer en una serie de dos artículos que ahora comenzamos.

 

Circulan muchas teorías acerca del origen del reventón de los Chorros. Si bien está claro que el torrente se dispara tras episodios de lluvias sobre su acuífero de origen (El Calar del río Mundo), surgen algunos interrogantes: ¿Cuánto tiempo tiene que llover? ¿Qué cantidad de agua? ¿Afectan de alguna manera los cambios de temperatura? ¿Por qué surgen por la cueva más recursos de los que han llovido anteriormente?

Preguntamos al profesor Tomás Rodríguez Estrella, doctor en Ciencias Geológicas por la Universidad de Granada y un gran estudioso del sistema de los Chorros del río Mundo. Sus investigaciones han sido publicadas en varios trabajos y han contado con el inestimable trabajo de campo de Federico Ballesta, habitante de Riópar. Según Rodríguez Estrella, se tienen que dar varias circunstancias para que se produzca el reventón:

Lluvia

En primer lugar, como hemos dicho, tiene que llover antes. “En realidad, no es necesario que la pluviometría mensual sea alta, sino que se produzcan lluvias relativamente importantes -superiores a 100 milímetros (mm)- aproximadamente de 10 a 15 días antes”, explica el investigador. Además, “al menos los 6 días anteriores deben caer volúmenes superiores a los 40-50 mm diarios”. Si las precipitaciones son inferiores, en vez de reventón se produce una crecida.

Otra observación que hace Rodríguez Estrella es que, tras el aumento progresivo de precipitaciones las semanas anteriores, existe un día o dos en que éstas bajan considerablemente, antes de volver a subir, con fuertes lluvias los dos últimos días.

Temperatura y presión

La temperatura y la presión del aire también tienen un papel importante. Al igual que la lluvia, experimentan cambios bruscos justo días antes del surgimiento de las aguas. “En relación con los reventones hay que decir que, puesto que se producen en invierno, lógicamente la temperatura del exterior es relativamente baja (de 8 a 10 grados centígrados de media)”, señala Rodríguez Estrella. Además, se ha comprobado que una semana antes del fenómeno aumentan las precipitaciones pero también lo hacen las temperaturas, mientras que “conforme nos vamos aproximando al reventón, baja la temperatura y lógicamente también la presión”.

20160213 FOTO Reventón chorros río Mundo (3)

Imagen del reventón de Los Chorros captada el pasado 13 de febrero

Por último, se ha observado que más del 90% de los reventones se produce por la noche, cuando bajan la temperatura y la presión.

Así, se cree que esta brusca variación de aumento de la temperatura una semana antes del reventón genera una compresión del agua que, uno o dos días antes, con la disminución de la temperatura, se descomprime, subiendo rápidamente de nivel.

Nieve

Al parecer la nieve interviene poco en el fenómeno del reventón. En cambio, contribuye decisivamente a que por la Cueva de los Chorros salga agua durante todo el año, ya que la nieve se va fundiendo lentamente y ésta está presente en superficie hasta comienzos del verano.

20160213 FOTO Reventón chorros río Mundo (1)

El río Mundo aguas abajo de Los Chorros registra el aumento de caudal provocado por el último reventón (CHS)

Teorías y leyendas

Éstas son las principales conclusiones de los estudios de Rodríguez Estrella. Pero lo cierto es que también existen otras teorías menos fundadas pero totalmente arraigadas en las creencias populares:

La principal es que el reventón se produce (o al menos contribuye a ello) a causa la aparición de fuertes vientos en dirección este. De alguna forma, dicen, estas corrientes se introducen por las cavidades del Calar del río Mundo y presionan el agua acumulada para que surja de repente por la cueva de Riópar. Hay que reconocer la gran expansión de esta teoría, que incluso es citada en blogs especializados y artículos periodísticos. Pero si nos ceñimos a la evidencia científica debemos descartarla, ya que no existe ni una sola prueba que demuestre que los vientos tengan alguna clase de influencia en este fenómeno. Quizás esta errónea hipótesis se debe a que normalmente en esta zona coinciden la aparición de la lluvia y la bajada de temperaturas con los vientos del este.

En cualquier caso, el viento no es la teoría más curiosa que circula acerca del reventón de los Chorros. Las hay más extravagantes, como la creencia de que pueda estar relacionado con las mareas de Cabo de Gata gracias a la conexión de los acuíferos subterráneos.

 

¿Por qué sale más agua de la que entra? Cuevas kársticas y sifón inverso

Hipótesis aparte, lo que sí está comprobado es que durante los reventones el nacimiento del río Mundo expulsa más agua de la que ha recogido su acuífero por lluvias. En concreto, se calcula que la diferencia puede ser superior al hectómetro cúbico, una cantidad nada despreciable. La razón de esta disparidad radica en el efecto que se genera dentro de la cueva de los Chorros, en realidad un kilométrico sistema de galerías y lagunas características de los acuíferos kársticos y donde funcionan sifones normales e inversos que generan una surgencia en ‘trop plein’.

Estas cavidades están formadas por lagunas interiores interconectadas cuyo nivel de agua, en situación normal, no llega hasta el techo (de hecho son navegables). Sin embargo, cuando la repentina llegada de agua hace subir el nivel hasta arriba, el desplazamiento del aire de la caverna hace que el sistema se cebe como el gatillo de una pistola. Los túneles que conectan las distintas galerías hacen entonces la función del cañón del arma y el agua sale disparada a gran velocidad, arrastrando por la succión no sólo la lluvia recién llegada sino también el depósito que descansaba mucho más tiempo en cada laguna. Y por muy violento que parezca el torrente que se puede observar saliendo durante un reventón, en realidad la gran longitud de la cueva ayuda a que éste pierda fuerza y surja al exterior algo frenado.

20160219104031_00001

Exploración de una laguna de la cueva de Los Chorros por el grupo espeleológico Extopocien (imagen del libro de Víctor Ferrer y Extopocien ‘La Cueva de los Chorros. Riópar (Albacete). Volumen 1’)

Este fenómeno ya fue explicado por Pavía (1999). Dicho autor lo describe de la siguiente manera: “Supongamos que venga tanta agua que ésta tenga que irse por el sifón inverso, que toque los techos de éste, que desplace al aire y que el sifón se “cebe” ¡Atención! ¡En este momento se ha disparado el gatillo!…La galería del sifón inverso empieza a “succionar” agua del lago y es capaz de vaciar un gran volumen de ésta estancada, en poco tiempo. El caudal drenado puede ser muchas veces superior al aporte… Este fenómeno suponemos que se produce en el interior del Calar del Mundo a bastantes kilómetros de la boca de la cueva, por lo que en ésta el “Reventón” llega ya muy amortiguado”.

 

Otros datos importantes

Caudal mínimo de la cueva de los Chorros (fuera de temporada de reventón): 50 litros por segundo.

Caudal máximo registrado durante un reventón: 100.000 l/s

Cantidad total de agua expulsada: 20 a 25 hectómetros cúbicos

Duración del fenómeno: Generalmente sólo un día a máxima fuerza

Meses más usuales para un reventón: enero, marzo, noviembre y diciembre

Temperatura: Durante los reventones, en invierno, el agua del torrente tiene una temperatura entre dos y tres grados superior a la del caudal normal.

Salinidad: La conductividad del agua del nacimiento del río Mundo es mayor durante un reventón (hasta 260 µS/cm) que en condiciones normales (180 µS/cm). En un principio puede resultar extraño, teniendo en cuenta que los recursos que surgen en el torrente provienen de lluvia reciente, carente de sales. Pero es precisamente el hecho de que el agua surja a mayor velocidad durante un reventón lo que aumenta su conductividad, pues socava y arrastra materiales que el curso normal del caudal de la cueva no desplaza.

 

La segunda parte del artículo, que publicaremos próximamente, se centrará la importancia económica de la Cueva de los Chorros y los reventones para la población de Riópar y en la exploración espeleológica que está realizando el colectivo Extopocien.

 

Fuentes del artículo

– Entrevista a Tomás Rodríguez Estrella

– ‘Estudio geohidroespeleológico del calar del río Mundo’ de Tomás Rodríguez Estrella y Federico Ballesta Sánchez.

– Artículo ‘Los fenómenos de la extrusión kárstica en la provincia de Albacete’ de Tomás Rodríguez Estrella y Federico García Mariana

– Imágenes interiores de las galerías del libro ‘La Cueva de los Chorros. Riópar (Albacete) Volumen 1’, de Víctor Ferrer Rico y Extopocien. Te animamos a adquirir un ejemplar de este interesante libro a través de la página web de sus autores: http://espeleovictor.blogspot.com.es/2015/10/volumen-n-1-nuevo-libro-de-la-cueva-de.html

Portada libro

– Vídeo y resto de imágenes, producción propia.

Reservas Naturales Fluviales, la cuenca del Segura protege sus tesoros

Pablo Nazim López

IMG_0618

Pablo Nazim López, periodista en el Gabinete de Prensa de la Confederación Hidrográfica del Segura

Dentro de la cuenca del Segura hay lugares especialmente valiosos, tesoros escondidos con un gran valor natural y en los que habitan sin apenas ser alteradas multitud de especies animales como la nutria, el barbo gitano o el cangrejo de río autóctono. Especies vegetales como chopos, sauces o fresnos se unen a esta lista y encuentran en estos ecosistemas hídricos su particular paraíso. La gran mayoría de estos parajes no gozaban de una protección especial, pero el Plan Hidrológico de la cuenca del Segura 2015-21 contempla la creación de siete reservas naturales fluviales (seis de ellas nuevas). Ahora estos ecosistemas tendrán la protección que se merecen.

El artículo 42 del Texto Refundido de la Ley de Aguas dice: “Los planes hidrológicos de cuenca comprenderán obligatoriamente: c) Las reservas naturales fluviales, con la finalidad de preservar, sin alteraciones, aquellos tramos de ríos con escasa o nula intervención humana. Estas reservas se circunscribirán estrictamente a los bienes de dominio público hidráulico”. Traducido a un lenguaje coloquial, este artículo viene a decir que los ríos (o los tramos de éstos) mejor conservados deben continuar igual, con los menores cambios posibles.

Las reservas naturales fluviales, por tanto, son la joya de la corona. Parajes vírgenes, con escasa o nula intervención humana y por tanto tesoros que hay que cuidar a toda costa. En la cuenca del Segura hay unos cuantos lugares así, pero hasta la aprobación del Plan Hidrológico de la Cuenca del Segura 2015-21 casi ninguno de estos tramos estaba identificado como reserva natural fluvial y, por tanto, no gozaban del reconocimiento del que a partir de ahora se beneficiarán.

mapareservas

Mapa con las Reservas Naturales Fluviales de la cuenca del Segura

Concretamente, en el Plan Hidrológico de la Cuenca del Segura aprobado en 2014 (también denominado primer ciclo de planificación) sólo se identificaba una reserva natural fluvial dentro de nuestra demarcación lo que convertía a nuestra cuenca, junto a la del Guadiana, en una de las que menos zonas protegidas de este tipo tenía. El tramo definido como reserva era el comprendido desde la cabecera del río Segura hasta el embalse de Anchuricas. En total, 47,8 kilómetros de río. Insuficiente. Por eso, al elaborar el plan de segundo ciclo (Plan Hidrológico 2015-21) se ha tenido en cuenta este problema y se ha trabajado en solucionarlo.

Fue el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, a través de la Fundación Biodiversidad, quien en agosto de 2014 encargó a la ONG Ecologistas en Acción hacer un estudio de campo en toda la cuenca del Segura para determinar cuáles eran los tramos que potencialmente podían ser catalogados como reserva natural fluvial. Así, tras consultar la bibliografía existente (Propuesta de Catálogo Nacional de Reservas Fluviales del CEDEX del año 2008; primer ciclo de planificación de la cuenca del Segura; y Plan Hidrológico realizado por el grupo de Ecología Acuática del Departamento de Ecología e Hidrología de la Universidad de Murcia), los trabajos de campo se desarrollaron durante los meses de octubre y noviembre de 2014 en 14 ríos, arroyos y ramblas de especial interés de la cuenca.

riosestudiadosreservas

Ríos y arroyos que han sido estudiados

Raúl Urquiaga trabaja en el Área de Aguas de Ecologistas en Acción y fue uno de los encargados de recorrer los 14 tramos. Para él, que reconoce que no conocía la cuenca del Segura, fue una grata sorpresa comprobar el buen estado en el que se encontraban las masas de agua. “La cabecera del Segura es una zona alucinante, en la que los usos del territorio no afectan a la calidad de los ríos”, explica. “Además, nos llevamos una grata sorpresa con el río Chícamo. Se trata de un río muy peculiar, con un curso continuo de agua a pesar de encontrarse en una zona especialmente árida”, apostilla.

Una vez en el terreno, Raúl Urquiaga y su equipo reconocieron cada uno de los tramos y, basándose en un formulario previo que ya había elaborado la Confederación Hidrográfica del Duero, tuvieron en cuenta los siguientes indicadores:

  • Naturalidad general de la cuenca.
  • Alteraciones hidromorfológicas.
  • Alteraciones del flujo del agua.
  • Vertidos al curso fluvial.
  • Existencia de actividades humanas que pudieran alterar la calidad del río.
  • Estado de la vegetación de ribera.
  • Estado de la vegetación circundante al río.
  • Identificación de hábitats asociados al río.
  • Presencia de fauna de interés (macroinvertebrados, mamíferos, peces, aves acuáticas…) ligada al ecosistema fluvial.
  • Presencia de especies alóctonas invasoras.

Tras este trabajo exhaustivo, pasaron la criba 7 de los 14 puntos. Todos ellos eran tramos que se encontraban en un estado de conservación ‘Muy Bueno’, excepto el Chícamo, que aunque presentaba un estado ‘Bueno’ fue incluido en la propuesta por su rareza y relevancia. Urquiaga señala en este punto que “hicimos una propuesta bastante cauta para evitar que la echaran atrás, porque la verdad es que la mayoría de los tramos estudiados se encontraban muy bien”. De hecho, explica que “si hubiéramos seguido los mismos criterios que en el Guadiana no nos hubiésemos dejado casi ningún tramo fuera”.

Pero ¿cuáles son estos tramos?, ¿dónde se encuentran?, y sobre todo ¿por qué son tan especiales?

1.- Río Segura desde la cabecera hasta el embalse de Anchuricas

SeguraanchuricasEste tramo, único incluido en el primer ciclo de planificación hidrológica, es representativo de los ríos de montaña mediterránea calcárea pertenecientes a la demarcación hidrográfica del Segura de la provincia de Jaén. Nace en una surgencia kárstica natural, a 1.413 metros de altitud y se abre paso entre farallones calizos en dirección este, recogiendo las aportaciones de varios arroyos que bajan de los altos llanos por abruptos barrancos. El río discurre encajado entre paredes calizas por un profundo y estrecho valle. El cauce de dominio público hidráulico no presenta presiones antrópicas significativas por lo que la alteración de sus procesos naturales es escasa. El régimen hidrológico es pluvial-mediterráneo y carácter permanente. La continuidad longitudinal es alta y la vegetación de ribera está constituida principalmente por alisedas en las que no se han detectado especies invasoras. En esta masa de agua se detectan ejemplos destacables y bien conservados de saucedas (Salix eleagnos), fresnedas, choperas y avellanedas. En sus poblaciones de peces destaca la presencia de trucha, barbo gitano y cacho.

2.- Río Tus desde su cabecera hasta el balneario de Tus 

1riotusEste tramo es representativo de los ríos de montaña mediterránea calcárea pertenecientes a la demarcación hidrográfica del Segura de la provincia de Jaén-Albacete. Cabe destacar su morfología fluvial singular, que es el hábitat potencial de múltiples especies que pueden ser esenciales para el proceso de diagnóstico del estado de las masas de agua. Asimismo destacan por sus poblaciones de macroinvertebrados. Mantiene poblaciones de trucha común (Salmo trutta) y de barbo gitano (Barbus sclateri). Se ha localizado presencia de nutria (Lutra lutra). La continuidad longitudinal es del 100% en todo su recorrido y la vegetación de ribera está constituida en su primera banda de vegetación por saucedas de Salix alba y saucedas tupidas de porte arbustivo de sarga (Salix eleagnos), acompañados de juncales; en una segunda banda aparecen choperas, principalmente compuestas por Populus nigra y con escasa presenia de P. alba; acompañan arbustos espinosos como zarzas y rosales. En las zonas donde el valle deja espacio aparecen fresnos (Fraxinus angustifolia) y, en zonas más umbrosas).

3.- Arroyo de Los Collados y arroyo Escudero

2LoscolladosyescuderoEstos arroyos son representativos de los ríos mineralizados de baja montaña mediterránea pertenecientes a la demarcación hidrográfica del Segura de la provincia de Albacete. El cauce de dominio público hidráulico no presenta presiones antrópicas significativas, por lo que la alteración de sus procesos naturales es escasa. El régimen hidrológico es pluvial-mediterráneo, de carácter permanente el Arroyo Escudero y temporal con marcado estiaje el arroyo de los Collados, subsidiario del primero. El curso del río discurre encajonado e inaccesible en gran parte del tramo; cuenta con un trazado sinuoso. La vegetación de ribera está constituida en su primera banda por saucedas de Salix alba y fresnedas (Fraxinus angustifolia), acompañados de juncales; en una segunda banda aparecen las choperas de Populus nigra y arbustos espinosos como zarzas y rosales.

4.- Río Zumeta (desde su nacimiento hasta el embalse de La Novia)

3riozumetaEste tramo es representativo de los ríos de montaña mediterránea calcárea pertenecientes a la demarcación hidrográfica del Segura de Albacete y Jaén. El cauce de dominio público hidráulico no atraviesa ningún núcleo urbano, siendo un curso de agua apenas antropizado. El régimen hidrológico es pluvial-mediterráneo, permanente en el curso principal y temporal en alguno de sus afluentes. El arroyo desciende por una pendiente pronunciada hasta, a la altura de Santiago de la Espada, para abrirse más tarde en una amplia vega donde se junta con el arroyo de los Cuartos Fríos. El curso del río, confinado, cuenta con un trazado sinuoso. En general cabe destacar su morfología fluvial singular, que es el hábitat potencial de múltiples especies que pueden ser esenciales para el proceso de diagnóstico del estado de las masas de agua. La continuidad longitudinal es alta y la vegetación de ribera está constituida principalmente por saucedas de Salix alba y saucedas tupidas de porte arbustivo de sarga (Salix eleagnos), acompañados de juncales. Posee importantes poblaciones de peces, macroinvertebrados y comunidades vegetales riparias.

5.- Arroyos de Los Endrinales y de Las Hoyas

4losendrinalesylashoyasTramo representativo de los ríos de montaña mediterránea calcárea pertenecientes a la demarcación hidrográfica del Segura de la provincia de Albacete. Aunque hay presiones humanas en el cauce, se considera que éstas no afectan a la calidad ni a la cantidad de las aguas. El régimen hidrológico es pluvial-mediterráneo, con carácter permanente durante todo el año. El río desciende por un valle que va alternando zonas cerradas con espacios más abiertos. En general cabe destacar su morfología fluvial singular, que es el hábitat potencial de múltiples especies que pueden ser esenciales para el proceso de diagnóstico del estado de las masas de agua. La continuidad longitudinal es alta y la vegetación de ribera está constituida principalmente por saucedas, fresnedas, choperas y juncales. El arroyo Endrinales tiene uno de los mayores valores de biodiversidad de macroinvertebrados de toda la cuenca del Segura. Hay que tener en cuenta asimismo el alto valor para la fauna (poblaciones de trucha común y, en especial, comunidades salvajes de cangrejo de río autóctono).

6.- Arroyo de la Espinea

5espineaEste tramo es representativo de los ríos de montaña mediterránea calcárea pertenecientes a la demarcación hidrográfica del Segura de la provincia de Jaén. Es un curso de montaña, subsidiario del río Segura, que discurre por un angosto valle. El cauce no presenta presiones antrópicas significativas por lo que la alteración de sus procesos naturales es escasa. El régimen hidrológico es pluvial-mediterráneo, permanente. El curso del río, confinado en algunas partes y de valle más amplio en otros tramos, cuenta con un trazado sinuoso y discurre por una sucesión de rápidos y tablas, destacando la presencia de alguna isla central con vegetación. La continuidad longitudinal es alta y la vegetación de ribera está constituida principalmente por de juncos y saucedas arbustivas (Salix alba) y fresnedas (Fraxinus angustifolia) acompañados de juncales; en la zona baja la formación dominante son las choperas de Populus nigra, acompañadas de sauces, tarays y arbustos espinosos como zarzas y rosales. Consta de una población de macroinvertebrados con muy buen estado ecológico.

7.- Arroyo del Puerto (tributario por la izquierda del río Tus)

6arroyodelpuertoTramo representativo de los ríos de montaña mediterránea calcárea pertenecientes a la demarcación hidrográfica del Segura de la provincia de Albacete. El cauce de dominio público hidráulico no presenta presiones antrópicas significativas por lo que la alteración de sus procesos naturales es escasa. El régimen hidrológico es pluvial-mediterráneo, permanente en el curso principal y temporal en alguno de sus afluentes. El curso del río atraviesa un profundo valle en la mayor parte de su recorrido, cuenta con un trazado sinuoso. La continuidad longitudinal es alta y la vegetación de ribera está constituida principalmente por saucedas, fresnedas y juncales.

*.- Río Chícamo

riochicamoEl río nace cerca de la pedanía de Macisvenda, en una zona amplia con abundante vegetación. Según avanza su curso se va encajando en un estrecho cañón de hasta 2 metros de anchura y 40 metros de profundidad, llamado Garganta del Cagel, zona de gran interés geológico y geomorfológico. Posteriormente el río forma un cauce abierto y encajado, con una configuración típica de rambla, con laderas que alcanzan los 10 metros de alturas. Su morfología está directamente ligada al carácter torrencial de las precipitaciones y las fuertes crecidas en épocas de lluvias. La fuerte erosión fluvial ha formado espectaculares cárcavas y barrancos, muy profundos y ramificados, configurando un paisaje típo badlands. En las épocas secas el río sufre acusados estiajes, conservando tan solo pequeñas charcas en algunas zonas. Recoge aguas procedentes de numerosas ramblas, todas ellas situadas en la cuenca de la Rambla de Abanilla de la que el río Chícamo es el colector central de sus aguas. Es un río con aguas hiposalinas (<20 g/l) debido a que transcurre por sustratos evaporíticos y sedimentarios que le confieren una salinidad natural. Discurre por una de las zonas de mayor aridez de la cuenca del Segura. En esta masa se dan buenos ejemplos de adelfares bien desarrollados, alternados con una gran diversidad de formaciones ligadas a sus condiciones características: matorrales y pastizales salinos, limonios, sauces con porte arbustivo, etc. En la zona inferior del río predominan los tarayales termófilos, poco frecuentes pero presentes en el tramo propuesto. Mención aparte merece la presencia de la palmera de rambla (Phoenix iberica), especie endémica de la Península Ibérica, prácticamente extinguida y restringida su distribución a ramblas y ríos salinos del sureste ibérico, siendo el río Chícamo uno de sus principales núcleos de población. En lo que se refiere a la fauna, se ve también claramente influenciada por las condiciones especiales de este río. Entre los peces destaca la presencia de fartet (Aphanius ibericus). Declarado “En peligro de extinción” en el Catálogo Nacional del Especies Amenazadas, en el Libro Rojo de los Vertebrados de España y en el Catálogo Regional de Fauna Silvestre; asimismo están incluido en el Anexo II de la Directiva de Hábitats. La población del río Chícamo representa una de las tres únicas zonas de la cuenca del Segura donde se encuentra, siendo su única población interior. Destaca igualmente por la calidad de sus poblaciones de macroinvertebrados.

La tarea ahora pasa por conservar el estado natural de estos ríos y arroyos para que dentro de unos años las siguientes generaciones puedan seguir disfrutándolos con todo su esplendor. Un especial cuidado del bosque de ribera y control de las especies invasoras, así como un control de la ganadería y de los usos y actividades que se llevan a cabo en estos tramos ayudarán a preservarlos tal y como han llegado a nuestros días.

* A pesar de que el río Chícamo esta propuesto en el Plan de Cuenca, por ahora no ha sido incluido dentro de la lista de reservas por el Ministerio. Esta no inclusión se debe a que es necesario modificar el artículo 22.3 del Reglamento de Planificación Hidrológica, que dice que una reserva natural fluvial tiene que presentar un estado ecológico muy bueno. La masa de agua del río Chícamo solamente presentaba un estado bueno.

Aquí os dejamos unas cuantas fotos de las Reservas Naturales Fluviales cedidas por Ecologistas en Acción:

2 Tus aguas arriba del Balneario (23)

Río Tus, aguas arriba del Balneario.

8.1 Río Zumeta en Santiago de la Espada (22)

Río Zumeta en Santiago de la Espada.

Arroyo de los Endrinales hasta Batán del Puerto (21)

Arroyo de Los Endrinales

Espinea aguas arriba de Parolix (15)

Arroyo de la Espinea.

 

Acequias controladas por satélite: la Huerta se moderniza

20151019 Comisario de Aguas Blog (3)

José Carlos González, comisario de Aguas de la Confederación Hidrográfica del Segura

José Carlos González

IMG_9035

Aparato de radar para medir el caudal de agua que se devuelve al río desde la Huerta

¿Cómo se puede mejorar un sistema de riego que ha funcionado durante siglos? ¿Es posible modernizarlo sin que pierda su esencia? A partir de ahora, aplicando los nuevos avances tecnológicos en la medición de caudales, la Confederación Hidrográfica del Segura (CHS) gestionará de forma más eficiente el agua que da vida a la Huerta de Murcia.

La Huerta de Murcia es una comarca natural que comprende las tierras regadas principalmente por tres acequias (Aljufia, Barreras y Churra la Nueva) que parten del río Segura en la Contraparada. Generaciones de agricultores han vivido y siguen haciéndolo de una tierra especialmente fértil que obtiene sus recursos hídricos de un sistema de regadío milenario y único creado por los musulmanes. Ahora, siglos después, los avances tecnológicos permiten conjugar tradición y modernidad con el objetivo de aprovechar hasta la última gota de agua, gracias a la instalación de un sistema que permite un preciso control de los caudales.

Mapa Huerta

Mapa de la Huerta de Murcia, con su complejo sistema de acequias

La construcción de la Contraparada en el siglo IX marca el inicio de los cultivos de estas tierras. La Contraparada es el azud que permite distribuir el agua por la Vega Media del río Segura; de ella nacen las Acequia Mayor Aljufía, que reparte el agua por la margen izquierda del Segura o zona norte de la Huerta, la de Churra la Nueva, más reciente, también en la margen izquierda, y la Acequia Mayor de Barreras, que lo hace por la margen derecha o zona sur.

La comunidad de regantes más importante de esta zona es la Junta de Hacendados de Murcia, cuyos orígenes se remontan al siglo XIII, con el rey Alfonso X. Actualmente, más de 20.000 regantes forman parte de esta comunidad, que tiene 7.976 hectáreas de terrenos cultivables. La CHS, dentro de sus tareas de gestión del agua, les ha asignado hasta un máximo de 62,6 hectómetros cúbicos cada año hidrológico para que puedan regar.

acequiaalquibla

Acequia Barreras, o Alquibla, una de las principales de la Huerta de Murcia

Pero, ¿cómo se controla la salida y entrada de agua en un sistema tan complejo y ramificado, y a la vez antiguo, como el de la Huerta de Murcia; con tantas acequias, brazales, landronas, azarbes y meranchos? La tarea es complicada, pero las nuevas tecnologías ayudan. Vamos a explicarlo.

Diferentes órdenes europeas y estatales (Ley de Aguas, Reglamentos del Dominio Público Hidráulico, órdenes ministeriales sobre sistemas de medición…) exigen el control de los volúmenes consumidos y la transmisión, incluso telemática, de los mismos a los servicios centrales de la CHS. Naturalmente, la forma de control, su intensidad y la manera de trasmisión de los consumos está modulada por la importancia de los distintos aprovechamientos. A mayor importancia, a mayor volumen de agua utilizado, más control de los consumos de agua. En la CHS, esta tarea de control de los volúmenes consumidos por los distintos usuarios se realiza a través del Sistema Integrado de Control de Aprovechamientos (SICA). En toda la cuenca del Segura, y en la Huerta de Murcia concretamente, la CHS trabaja desde 2007 en el control de todas las aguas, es decir, tanto de las subterráneas como de las aguas superficiales; aunque hay que decir que sobre éstas últimas, dada la complejidad de los sistemas de riego tradicionales, el control resulta mucho más complicado de efectuar.

Ya en el año 2010 se implantan sensores SICA en las tres acequias principales de la Huerta de Murcia: Aljufía y Barreras (que son las dos principales y más antiguas) y Churra la Nueva (la menor y más reciente). Además, se instalan sistemas de control en los motores que a lo largo del río captan agua para dotar de recursos a zonas donde o no puede llegar el agua desde las acequias o es menor su garantía por estar a su cola. Con esos datos se comienza a realizar los necesarios balances hídricos del complejo sistema, para concluir redactando una propuesta técnica de los puntos de retorno que, adicionalmente, deben ser controlados. Y es que para saber la cantidad de recursos que realmente se consumen también es necesario conocer el agua que se devuelve al río.

IMG_9014

Limoneros regados de manera tradicional en la Huerta murciana

Sin embargo, hasta ahora el control del agua circulante por los azarbes (cauce que recogen el agua de avenamiento de las tierras y las colas de las acequias no utilizadas y que devuelven el agua sobrante de la Huerta al río Segura) era prácticamente nulo, con lo que el consumo real de la Huerta no era bien conocido. El conocimiento de ese consumo se venía realizando por medios indirectos que proporcionaban aproximaciones no siempre suficientes. El control del agua derivada por las acequias de riego tradicional se ha venido ejerciendo mediante la implantación de sensores de volumen derivado por la acequia en su toma en la Contraparada y es por ello perfectamente fiable y preciso. Pero los retornos, carentes de sistemas de medición, tenían que deducirse de cálculos agronómicos contrastados con balances hídricos en diferentes secciones de la acequia. Estos cálculos de los retornos se consideran insuficientes y proporcionan resultados con pocas garantías. Por tanto, siempre se ha considerado necesario implantar un sistema de medición más completo y eficaz, tanto del agua que entra en el sistema como de la que sale, ya que, además, esta agua que sale de la Huerta de Murcia es nuevamente utilizada aguas abajo, en la Vega alicantina.

Siguiendo ese criterio actualmente se están finalizando en la Vega Media del Segura un conjunto de actuaciones que permitirán conocer con mayor precisión los principales retornos que la Huerta de Murcia aporta al río Segura, y que es nuevamente aprovechada aguas abajo en la Vega Baja del Segura (Alicante).

En el momento actual (otra vez inmersos en un episodio de sequía) se han desarrollado una serie de actuaciones en el sistema de control de aprovechamientos en diferentes puntos de la cuenca. En la Huerta de Murcia se han incorporado a su sistema de medición de volúmenes los siguientes nuevos puntos de control:

  • Punto de control de los retornos al río Segura en el azarbe de Hurchillo (obra realizada por la CHS mediante convenio con la Junta de Hacendados). Margen derecha del río Segura
  • Punto de control de retornos en el azarbe Mayor, para medir retornos directos a la jurisdicción del Juzgado Privativo de Aguas de Orihuela, también de la Vega Baja del Segura (obra realizada también por la CHS mediante convenio con la Junta de Hacendados). Margen izquierda del río Segura.
  • Punto de control de retornos en el azarbe Los Giles y en el azarbe del Merancho (obras realizadas directamente por la Junta de Hacendados). Margen izquierda del río Segura

Con estas tres actuaciones, todas de medición directa de retornos, se completa el círculo y, a partir de ahora, se puede saber con precisión cuánta agua devuelve la Junta de Hacendados. Vamos a explicar en qué consiste la correspondiente al azarbe de Hurchillo, ya que la del azarbe de los Giles es similar, y la del azarbe Mayor es de menor entidad.

1

Ubicación exacta del punto de control en El Hurchillo

La obra del punto de control del azarbe del Hurchillo (iniciada en agosto y ya finalizada) consiste en la instalación de un elemento medidor de volúmenes y caudales circulantes, así como los dispositivos necesarios para la transmisión de datos al centro de control SICA.

En un principio, como medidor del caudal de agua, se pensó en la posibilidad de instalar un sensor ultrasónico sumergido de efecto doppler. Este tipo de sensores son los más precisos, pero para usarlos es necesario que el agua no lleve demasiados sedimentos, pues la señal se bloquea si hay arrastres sobre el aparato, que se coloca en el fondo del canal. Tras las primeras pruebas se comprobó que su utilización en el azarbe del Hurchillo era inviable ya que, al recibir aguas también de ramblizos, en numerosas ocasiones presentan un elevado índice de arrastres sólidos. Su colocación obligaría a permanentes labores de limpieza.

Imagen tratada

Imagen del nuevo sistema de control instalado en el azarbe de Hurchillo

Por ello, la solución adoptada ha consistido en la instalación de un equipo radar aéreo, más adecuado a las condiciones del agua del azarbe que, sin perder precisión en la medida, tiene un bajo coste de mantenimiento por ser aéreo. Este tipo de sensor mide la velocidad de una huella superficial, utilizándose después un modelo matemático empírico que determina la velocidad de flujo y, por tanto, el caudal de agua circulante en cada instante.

El sensor de medida de caudal radar ha quedado instalado en un tramo recto libre de curvas y obstáculos, con una longitud de 15 metros de canal para asegurar la calidad de los datos de caudal obtenidos. Para asegurar el correcto funcionamiento el radar ha sido necesaria llevar a cabo obras de cierta consideración. De acuerdo con las especificaciones técnicas del equipo instalado, por ser necesario que el caudal de agua circule por el tramo dentro de un rango de velocidad, ha tenido que elevarse la solera del tramo y estrechar su sección.

antesydespues

El Hurchillo, antes y después de las obras realizadas para la instalación de un punto de medición SICA

El transmisor de datos de ese caudalímetro se ha colocado en la caseta SAIH existente. Estos datos se envían continuamente por satélite a los centros de control del SICA y SAIH en la CHS y a las oficinas de la Junta de Hacendados de la Huerta de Murcia.

Gracias a esta nueva instalación se completa el sistema de medición de volúmenes de la Huerta de Murcia que así se moderniza y contribuye a una mejor gestión de los recursos hídricos tan escasos en la cuenca del Segura. Se conjuga tradición y vanguardia en un sistema de regadío con siglos de historia.

¿Por qué está la cuenca del Segura en sequía?

Jesús García

IMG_8734

Jesús García, Jefe de la Oficina de Planificación Hidrológica de la Confederación Hidrográfica del Segura

“La cuenca del Segura, en estado de alerta”, “El Gobierno aprueba el decreto de Sequía”, “La Confederación abrirá los pozos de sequía”. Éstas y otras noticias similares llevan apareciendo desde primavera y, especialmente, este verano. Y la verdad es que contrastan con la aparente situación de normalidad en los embalses de cabecera de la demarcación del Segura que, aunque en descenso, se encuentran todavía en el entorno del 50%.

Entonces, ¿cómo puede estar la cuenca del Segura en sequía? ¿Por qué trabajan las administraciones públicas en adoptar medidas contra la falta de agua?

Lo cierto es que por sus peculiaridades se podría calificar la cuenca del Segura como una demarcación hidrográfica única y excepcional y, la sequía que ahora la golpea, también lo es. Trataremos de explicarlo en este post:

La cuenca del Segura, una demarcación que abarca cuatro comunidades autónomas y con déficit hídrico

La demarcación hidrográfica del Segura se localiza en el sureste de la Península Ibérica y ocupa una superficie aproximada de 20.234 kilómetros cuadrados (19.025 si se tiene sólo en cuenta la parte continental, excluyendo las aguas costeras).

cuencadelsegura

La cuenca del Segura abarca cuatro comunidades autónomas

Dicha superficie engloba 132 municipios, cuyos territorios se encuentran repartidos entre cuatro comunidades autónomas españolas: Región de Murcia, Andalucía (provincias de Jaén, Granada y Almería), Castilla-La Mancha (provincia de Albacete) y Comunidad Valenciana (provincia de Alicante), estimándose una población superior a los 2 millones de habitantes.

Hay que destacar que la cuenca del Segura cuenta con una pluviometría media de 365 mm de lluvia al año, lo que la convierte en la que menos aportes recibe por lluvias de toda la Unión Europea.

Con una disponibilidad natural de solo 400 metros cúbicos por habitante y año, (internacionalmente se considera la cifra de 1000 metros cúbicos como la necesaria para un adecuado desarrollo territorial), a lo largo de la historia, el medio hídrico ha sufrido una gran presión, lo que ha conducido a que estemos sobreexplotando nuestros recursos.

En este sentido, el Plan Hidrológico de la cuenca del Segura 2009-2015 fija un déficit hídrico anual de 480 hectómetros cúbicos en la cuenca del Segura, el cual se encuentra asociado mayoritariamente con la sobreexplotación de las aguas subterráneas y con la infradotación (utilizar menos agua de la que precisan) de nuestros cultivos.

Es fácilmente entendible que un sistema tan apretado, que gestiona al límite sus escasos recursos, resulte muy vulnerable ante cualquier situación coyuntural de sequía.

De ahí que sea fundamental planificar éstas situaciones con suficiente antelación.

Los recursos de la demarcación hidrográfica. Un sistema único de explotación dividido en cinco subsistemas.

La cuenca del Segura constituye un único sistema de explotación, ya que en menor o mayor medida los recursos que utilizamos de procedencia distinta, están relacionados entre sí, utilizándose todos ellos de manera complementaria o alternativa en la atención de nuestras necesidades.

Es por eso que cuando se deja de disponer de un recurso, todo el sistema se ve afectado.

Para facilidad en la identificación del estado en que se encuentran las distintas explotaciones a los efectos de predecir con antelación suficiente situaciones de sequía, el Plan Especial ante situaciones de Alerta y eventual Sequía aprobado en 2007 dividió este sistema en cinco subsistemas.

  • Subsistema trasvase.
  • Subsistema cuenca.
  • Subsistema cuenca no regulada (parte que no está afectada por el agua que contienen los embalses, sólo por el agua que discurre por los cauces).
  • Subsistema abastecimiento.
  • Subsistema aguas subterráneas.

Todos los usos de la demarcación se encuentran recogidos en alguno de los anteriores, si bien la mayoría se encuentran en varios de ellos. Así, es frecuente que un regadío con aguas del trasvase, por ejemplo, disponga también de recursos de la cuenca, o de aguas subterráneas, con los que completa sus necesidades.

También el abastecimiento a la población se realiza de manera general utilizando una mezcla de recursos que en muchos casos proceden del trasvase Tajo-Segura, del río Taibilla o incluso últimamente de las desalinizadoras de agua de mar.

Por eso a la hora de definir un índice global que identifique la situación de toda la cuenca, se le dio mucho más peso a los dos primeros. De este modo, y por simplicidad, para determinar la situación en la que se encuentra la cuenca sólo se tienen en cuenta el subsistema trasvase y el subsistema cuenca.

Para saber la situación en la que se encuentran estos dos subsistemas (que como se han indicado no son independientes y están interconectados), se analizan las aportaciones y las existencias que hay en los embalses, tanto de la cuenca del Segura como de la del Tajo.

Así, para los pantanos de Entrepeñas y Buendía (se encuentran en Guadalajara y Cuenca, respectivamente, y son los embalses desde los que se deriva agua del río Tajo hasta el embalse del Talave en la cuenca del Segura) se analizan las aportaciones que han entrado durante el último año y las existencias trasvasables de que disponen. Adicionalmente y para los embalses de la propia demarcación del Segura, por su parte, se analiza la situación en la que están los pantanos de cabecera.

Estos análisis nos ofrecen un indicador que oscila entre 0 y 1, siendo 0 el mínimo histórico y 1 el máximo histórico. De este modo, y teniendo en cuenta esta horquilla entre 0 y 1, se establecen cuatro zonas que quedarían de la siguiente manera:

indices

¿En qué situación se encuentra la cuenca? ¿Por qué hemos entrado en situación de alerta?

Como hemos mencionado anteriormente, para analizar la situación global de la cuenca debemos centrarnos en los subsistemas cuenca y trasvase.

subcuenca

  • Subsistema cuenca: Este año, por aportaciones, no está siendo especialmente positivo pero hay que tener en cuenta que venimos de varios años hidrológicos en los que llovió mucho en la cabecera de la cuenca. Por eso las existencias con las que cuentan los embalses de la cuenca todavía son buenas, si bien están disminuyendo con rapidez. De este modo, el indicador de la cuenca se encuentra en situación de normalidad.

En concreto, el indicador de comienzos de agosto marca 0,586, si bien, como se ha indicado, en los últimos meses este indicador está bajando rápidamente. De ahí que hayamos de estar preparados para lo que pueda suceder. Así, en agosto de 2014 las mediciones arrojaban una cifra de 0,764. Asimismo, si se mantiene esta tendencia de falta de aportaciones, es probable que en poco tiempo este subsistema entre en situación de prealerta.

Para tener una perspectiva de la cantidad de agua de la que estamos hablando, basta con señalar que los embalses de la demarcación del Segura tienen una capacidad de almacenamiento de 1.140 hm3, por los aproximadamente 14.500 hm3 de la del Tajo o los 8.782 hm3 de la del Guadalquivir. Solo Entrepeñas y Buendía (embalses desde los que se envía agua a la cuenca del Segura) tienen una capacidad de 2.474 hm3, 1.334 hm3 más que todos los embalses juntos del Segura.

subtrasvase

  • Subsistema trasvase: En lo que se refiere a aportaciones, la situación de este subsistema es parecida a la de la cuenca, con la diferencia de que en sus embalses había menos volumen de agua acumulada procedente de años anteriores. Por lo tanto, su indicador partía de inicio de una situación peor que la del subsistema cuenca, lo que ha hecho que en estos momentos se encuentre en situación de emergencia. Exactamente, el índice marca a comienzos de agosto 0,136. Si lo comparamos con los datos del año pasado por estas fechas, vemos que marcaba 0,414.

estadoglobal

  • Índice Global de la Cuenca: Actualmente nos encontramos en situación de alerta, teniendo en cuenta las cuatro zonas explicadas anteriormente, ya que el índice global se encuentra en 0,292. Si comparamos la situación con la del año anterior, podemos comprobar que en agosto de 2014 el índice marcaba 0,598, por lo que se encontraba en situación de normalidad.

En este punto, cabe destacar que el Plan Especial ante situaciones de Alerta y eventual Sequía establece que cuando uno de los indicadores de los dos subsistemas entre en prealerta se tramitará el Decreto de Sequía.

¿Para qué sirve el Decreto de Sequía?

El Real Decreto 356/2015, de 8 de mayo, por el que se declara la situación de sequía en el ámbito territorial de la Confederación Hidrográfica del Segura y se adoptan medidas excepcionales para la gestión de los recursos hídricos se traduce en una serie de medidas técnicas y administrativas para, actuando en aras del bien general, gestionar la escasez de recursos hídricos.

Las medidas a adoptar se encontrarán vinculadas con la intensidad de la sequía. A estos efectos, lo primero que regula el real decreto, es la constitución de una Comisión Permanente de la Junta de Gobierno, para posibilitar el seguimiento de la sequía y determinar, coordinadamente con los usuarios, el resto de administraciones públicas y las asociaciones con intereses económicos y ambientales, cuáles son esas medidas más adecuadas.

Así, se han adoptado numerosas medidas que han permitido atender las demandas más urgentes, al poner a disposición de los usuarios más de 95 hm3 de agua adicionales. En concreto, el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente (que es el organismo encargado de llevar a cabo las actuaciones contenidas en el Decreto) ha declarado de emergencia un total de 21 actuaciones en esta demarcación por un importe total de 29,2 millones de euros.

Entre estas actuaciones, destacan la apertura de pozos de sequía (agua proveniente de acuíferos que presenten unas características adecuadas para ello); la cesión de derechos entre comunidades de regantes (para que los regantes que tengan agua de sobra puedan ceder sus recursos a los que la necesitan); o la movilización de cualquier recurso de agua desalada que a día de hoy no se esté utilizando.

Hay que tener en cuenta, por otro lado, que en un año normal el trasvase Tajo-Segura aporta a la cuenca entre 300 y 400 hectómetros cúbicos, una cantidad a la que no se puede llegar con todas la medidas que se llevan a cabo gracias a la aplicación del Decreto de Sequía. Es decir, son medidas transitorias que sirven para paliar una situación de déficit hídrico pero que no pueden garantizar el total de nuestras necesidades. De ahí que haya que elegir cuales son los usos más necesitados y las demandas prioritarias (en todo caso el abastecimiento).

¿Cómo se utiliza el agua en la cuenca del Segura?

En la Ley de Aguas se establece que el abastecimiento es prioritario. Es decir, lo más importante es garantizar el agua para el consumo humano. Una vez cubierta esta necesidad, se puede utilizar este recurso para otros usos.

Según el Plan Hidrológico de la cuenca del Segura, esta demarcación tiene una demanda anual de 1.878 hectómetros cúbicos, que se dividen de la siguiente forma:

  • Demanda urbana-industrial: 279 hectómetros cúbicos – 15%
  • Demanda agraria: 1.560 hectómetros cúbicos – 83%
  • Demanda humedales: 39 hectómetros cúbicos – 2%

Como se puede comprobar de los datos anteriores, el regadío utiliza gran parte de los recursos. En total, en la cuenca del Segura hay aproximadamente 265.000 hectáreas destinadas al regadío, de las cuales en 127.000 hectáreas se aplican aguas de los trasvases Tajo-Segura y Negratín-Almanzora.

Hay que puntualizar que cada hectárea de regadío tiene sus particularidades, y no todas son igual de deficitarias.

Por eso es a las que más están sufriendo la sequía a las que habrá de destinar un mayor esfuerzo, entre las que en la actualidad se encuentran los regadíos del trasvase Tajo-Segura.

Conclusión

La cuenca del Segura es, por tanto, un sistema complejo e interconectado entre sí, en el que se intenta paliar la situación de sequía, movilizando los escasos recursos no asignados con los que cuenta la demarcación. Su incidencia dependerá de cómo evolucione la sequía en los próximos meses, debiendo encontrarnos preparados con antelación suficiente para cualquier circunstancia que se produzca . El consumo responsable, asimismo, es esencial.

La importancia de los diques en la prevención de avenidas

20150699 Sebastián Delgado (2)

Sebastián Delgado, Jefe de Servicio en la Confederación Hidrográfica del Segura.

Sebastián Delgado

Tras la riada acaecida en 2012, la Confederación Hidrográfica del Segura (CHS) ha emprendido una serie de actuaciones encaminadas a “laminar” las avenidas. Probablemente, el concepto de laminación, desde el punto de vista de la ingeniería civil, puede decir poco para aquellas personas que no estén familiarizadas con este tipo de obras, y sin embargo, es fundamental en la funcionalidad que se pretende. Buscando en el Diccionario de la Lengua Española, el concepto de laminación alude a “laminado”, y éste lo define como acción y efecto de “laminar”. Ahondando más aún en dicha definición, no hace referencia alguna a embalses, avenidas o cursos de agua. Por tanto, ¿qué significa laminar una avenida?, o lo que es lo mismo, ¿qué mecanismos actúan en un dique de corrección hidrológica para laminar una avenida? El concepto de laminación asociado a presas se ha utilizado para designar aquella función de los embalses por la cual el caudal máximo desaguado por el aliviadero y los órganos de desagüe es siempre menor que el pico de la crecida que lamina. Esto es, se utiliza el volumen del embalse vacío para almacenar el agua proveniente del caudal máximo de avenida mediante el “esparcimiento” de la lámina de agua, de forma que se pueda “soltar” esa agua retenida de forma progresiva y con un caudal inferior, si bien más largo en el tiempo.

Montaje rambla nogalte 2

En la foto superior, coches aparcados en la rambla de Nogalte. En la inferior, la misma rambla durante riada de San Wenceslao en 2012.

Para realizar la laminación en una presa existen dos situaciones distintas que nos podemos encontrar: que existan unos órganos de desagüe regulados mediante mecanismos, en los cuales se puede operar (válvulas de desagüe y/o compuertas sobre el aliviadero), o que dichos órganos de desagüe sean fijos y no permitan operación alguna (son las llamadas comúnmente “presas agujero”). Teniendo la base de esta última tipología, se han proyectado los diques de corrección hidrológica en la cabecera de la rambla de Nogalte, de los cuales se han construido 11 de ellos a lo largo del año 2013 y 2014, y se ha iniciado la construcción de otros 9 en el presente año 2015. Estos diques permitirán laminar las avenidas provenientes de la cabecera de la rambla de Nogalte, con órganos de desagüe fijos.

No obstante, y a modo de ejemplo, pretendo mostrar una a1plicación práctica del funcionamiento de la laminación aplicada a uno de los diques de corrección hidrológica real, de los que han sido construidos por la CHS en el año 2013 en la cabecera de la rambla de Nogalte. Se trata de un dique de mampostería hidráulica, con un tubo de desagüe de un metro de diámetro situado a un metro sobre el lecho del cauce. La altura útil del dique será de siete metros y medio (hasta el vertedero) y la altura total de nueve metros (hasta coronación). La longitud media de dicho vertedero es de 7,25 metros, y una altura de 1,5 metros. La avenida para la que se han proyectado los diques arroja un caudal punta de 19,27 m3/s, para un periodo de retorno de 50 años, con un hidrograma de avenida como el que se muestra en la siguiente figura. 2

La capacidad de desagüe varía en función de la altura de la lámina de agua sobre el lecho del cauce, puesto que posee dos dispositivos para evacuar las avenidas, el tubo de desagüe situado a un metro sobre el cauce y el vertedero fijo a partir de la cota 7,5. El gráfico que se expone a continuación representa la relación entre la altura de la lámina de agua sobre el lecho y la capacidad de desagüe del dique. 3

Como puede verse, existen dos puntos clave en la evolución de dicha capacidad:

  • La entrada en carga del tubo de desagüe, que disminuye su capacidad debido al aumento del radio hidráulico de la sección. Sin embargo, este punto influye poco en la capacidad de laminación del dique, generando un pico extraño en la gráfica del caudal de salida al llegar e este punto.
  • La cota en la que se encuentra el aliviadero.

El último gráfico que nos quedaría por obtener para poder realizar la simulación de laminación sería la relación altura – volumen embalsado. Este dato nos permite saber en cada instante, qué incremento de altura sobre la lámina de agua se producirá en cada momento de la avenida. En nuestro caso concreto, sería el siguiente: 4

Por tanto, para realizar el estudio de laminación, en un intervalo de tiempo concreto (en el ejemplo se han tomado intervalos de 1 minuto) tenemos como datos de entrada el volumen inicial (Vi) y volumen de entrada (Ve). A partir de Vi podemos obtener la altura inicial (Hi) entrando en el gráfico “Altura/Volumen embalsado”, y con ello podemos obtener el caudal de salida a partir del gráfico “Altura/Caudal desaguado”, transformándolo en Volumen de salida (Vs) con el intervalo de tiempo considerado. Con estos datos, obtenemos el volumen final (Vf) del intervalo y consecuentemente la altura final (Hf) del intervalo para proceder a una nueva iteración. Vf=Vi+Ve-Vs Aplicando estos conceptos básicos se obtiene la curva de caudal laminado por el dique para esta avenida concreta, y que sería la que se muestra en el siguiente gráfico: 5

Por tanto, en la simulación realizada, se ha logrado laminar la avenida de 50 años de 19,27 m3/s a 14,70 m3/s, más de un 20 % del caudal punta de avenida, atrasando, además, casi media hora la llegada de ese caudal punta. Se puede observar, asimismo, cuando se produce el vertido por el aliviadero de coronación, puesto que se produce un incremento importante del caudal desaguado. Este no es más que un ejemplo del comportamiento de un dique ya existente, que, sumado a toda esta serie de diques ya ejecutados o en fase de ejecución, ayudarán a reducir la peligrosidad de las avenidas provenientes de la cabecera de la rambla de Nogalte. No obstante, este es el primer paso para evitar el riesgo real de las avenidas en dicha zona, pero no es el fin del camino. Es tan solo el comienzo de la tranquilidad para generaciones futuras.

Por otro lado, la CHS ha tenido en cuenta el cuidado de la fauna a la hora de construir estos diques. De este modo, las modificaciones llevadas a cabo permiten que el dique almacene agua durante más tiempo tras las lluvias, lo que facilita el acceso de las especies a este recurso. Entre las especies beneficiadas se encuentran varias de anfibios que actualmente están amenazadas por la desaparición de sus puntos de cría. Es el caso del sapo corredor (Bufo calamita), sapo común (Bufo bufo), sapillo moteado común (Pelodytes punctatus), sapo de espuelas (Pelobates cultripes) y la rana común (Pelophylax perezi). De hecho, en la actual temporada de cría ya se ha observado la reproducción exitosa del sapo corredor en los diques finalizados en la rambla de Nogalte.

PD: Dejamos un vídeo en el que se aprecia la importancia de construir diques para evitar avenidas que pueden llegar a ser desastrosas.

Así funcionan los tubos del trasvase en Orihuela

José Luis Nicolás

José Luis Nicolás, jefe de servicio del Sistema del Trasvase Tajo-Segura en la Confederación Hidrográfica del Segura

José Luis Nicolás, jefe de área del gestión del Trasvase Tajo-Segura en la Confederación Hidrográfica del Segura

El sifón del Segura, de Orihuela, o simplemente los tubos, como comúnmente se conoce en la zona, es una obra emblemática del postravase Tajo-Segura y forma ya parte del paisaje de Orihuela y toda la Vega Baja. Es difícil que sus dos tuberías de 2,35 metros de diámetro interior y 5,2 kilómetros de longitud, montadas sobre 200 pilares de seis metros, pasen desapercibidas. Tras surgir a cien metros de altura en la sierra de Orihuela, descienden hasta la huerta y comienzan su camino en dirección a Hurchillo, donde terminan elevándose de nuevo por el monte del mismo nombre. En casi toda la travesía son acompañados por una carretera muy frecuentada por los habitantes de Orihuela y la comarca y los viajeros entre Murcia y la costa alicantina, lo que ha convertido esta obra hidráulica en todo un símbolo del lugar.

Vista enfrentada del sifón con su inicio en la sierra de Orihuela a la izquierda y la subida a Hurchillo, al final, a la derecha

Vista enfrentada del sifón con su inicio en la sierra de Orihuela a la izquierda y la subida a Hurchillo, al final, a la derecha

Pero, ¿cómo funcionan los tubos del trasvase? ¿Por qué se construyeron así? ¿Sabemos cuánta agua pueden transportar? Y ¿por qué de vez en cuando aparecen vistosas fugas que crean géiseres sobre la huerta oriolana?

El sifón del Segura forma parte de la margen izquierda del postravase y proporciona recursos hídricos a las valiosas zonas productivas de la Vega Baja y el campo de Cartagena. Fue diseñado por el ingeniero Alfonso Botía Pantoja, y terminado en 1976 por la Unión Temporal de Empresas Bernar Pareja, Tamese y Abengoa. Es una obra que funciona mediante el clásico sistema de los vasos comunicantes. Las aguas procedentes del trasvase surgen de la sierra de Orihuela procedentes de un túnel a cien metros de altura. Una vez bajan por la falda de la montaña, finalizan su trasiego por la huerta y se vuelvan a elevar en el monte Hurchillo, descargando sus valiosos recursos hídricos 16 metros por debajo de su punto inicial. Este fenómeno se denomina pérdida de carga, y en realidad bastarían unos milímetros de diferencia para garantizar el flujo de agua entre ambos puntos, pero se necesita que el cambio en altura sea al menos de 14 metros para que las dos tuberías puedan transportar los 30 metros cúbicos por segundo que permite su caudal máximo.

Estos tubos llevan casi 40 años funcionando, pero no fue la única opción contemplada en un principio. Existen tres soluciones para salvar un valle: un acueducto, que habría requerido pilares de unos cien metros de altura, un terraplén continuo de la misma altura o un sifón. Elegida esta última alternativa, que contaba con la ventaja de no tener que reponer servicios transversales (carreteras, acequias, etc.), había que decidir si se enterraban las tuberías o se elevaban. Enterrarlas implicaba trabajar en un suelo muy inestable por el paso del río Segura y el Reguerón. Así, se decidió situarlas sobre pilares. De hecho, la naturaleza del suelo hizo necesario también utilizar pedraplén compactado para estabilizar los pilares en las zonas más cercanas al río.

Otra decisión importante fue utilizar dos tuberías en lugar de una. Montar un solo conducto, de casi cinco metros de diámetro, habría resultado mucho más complicado, y su fabricación se debería haber hecho en el mismo lugar, por la imposibilidad de transportar estructuras tan grandes. Además, la elección de la tubería doble incrementa las posibilidades de mantener el suministro en caso de un problema técnico o durante las labores de mantenimiento.

Panorámica con los tres tipos de pilar utilizados

Panorámica con los tres tipos de pilar utilizados

La longitud total de cada uno de los tubos es de 5.200 metros y están formados por tuberías de 96 metros de largo unidas mediante junta de dilatación. Cada tubería, a su vez, se levanta sobre cinco pilares, cuyo sistema de sujeción es de viga continua en cuatro tramos. Esto quiere decir que todos los pilares no funcionan igual: el pilar situado justo en el centro de la tubería es fijo, mientras que los dos siguientes a derecha e izquierda son deslizantes (para permitir el movimiento de la tubería) y los dos de los extremos son deslizantes también y cuentan además con juntas de dilatación. Así, las presiones a las que está sometida cada tubería, sobre todo por el incremento y la disminución de la temperatura, son menores.

El gradiente de temperatura es sin duda el gran enemigo del sifón de Orihuela. Las diferencias entre los valores máximos y mínimos llegan a superar los 25 grados centígrados diarios, generando en el metal de las tuberías contracciones y dilataciones que desajustan las juntas entre tuberías. Como dato curioso hay que señalar que las inclemencias meteorológicas se hacen notar mucho más en el tubo derecho, situado más al sur y por tanto más expuesto al sol del atardecer.

Pérdida de agua en una de las juntas dañada por el continuo cambio de temperaturas

Pérdida de agua en una de las juntas dañada por el continuo cambio de temperaturas

Como consecuencia, las juntas de dilatación se van aflojando poco a poco hasta sufrir pérdidas. Cuando la separación entre las tuberías es lo suficientemente grande, las 10 atmósferas de presión a las que está sometida el agua que circula por los tubos genera espectaculares fugas que, sin embargo, se consideran despreciables en cuanto a pérdidas del recurso. Hay que tener en cuenta que si el agua que se pierde saliera en gran cantidad, debería llegar a elevarse unos cien metros (descontando algo por el rozamiento del aire) merced a la fuerza de más de cien metros de diferencia de altura entre las montañas y el valle. Sin embargo, estos géiseres temporales difícilmente superan los cinco metros, si bien sí resultan peligrosos para el tráfico rodado en la carretera paralela.

Por estos motivos, las labores de mantenimiento y renovación de materiales en el sifón de Orihuela son continuas. Se podría considerar que los tubos son una obra viva, que necesita atención permanente. Estos trabajos incluyen la sustitución de los sistemas de las juntas, así como tratamientos con pinturas antifuga tanto en exterior como en el interior de las tuberías.

Chimeneas para evitar la cavitación, en la salida de los tubos de la sierra de Orihuela

Chimeneas para evitar la cavitación, en la salida de los tubos de la sierra de Orihuela

Además, no hay que olvidar otro sistema de seguridad con el que cuenta el sifón. Al principio de cada tubo hay instalada una chimenea de equilibrio, que funcionan como una especie de ventosas gigantes que expulsan el aire del interior de las tuberías y evitan de este modo la cavitación.

Se trata, en fin, de una infraestructura consolidada que permite llevar el agua hasta Alicante y el Campo de Cartagena gracias a otras ramificaciones. Tiene defectos, sin duda, pero con controles y trabajos de mantenimiento garantiza un funcionamiento eficiente durante muchos años.

Contenido extra: ofrecemos aquí tres planos con datos técnicos de la obra que pueden servir para ampliar la información. Estos planos se conservan y pueden ser consultados, junto con mucho material más, en el archivo de la Casa del Agua de Santomera, propiedad de la CHS.

Perfil completo de los tubos

Perfil completo de los tubos

Plano para la reforma del inicio del sifón

Plano para la reforma del inicio del sifón

Mapa de la zona en la que se encuentran los tubos del trasvase

Mapa hidrográfico de la zona en la que se encuentran los tubos del trasvase

Cómo hemos recuperado el primer vuelo fotográfico del Segura: la cuenca a vista de pájaro en 1929

FOTO Vera 1

José Antonio Vera Gomis. Jefe de Servicio de Sistemas de Información de la Confederación Hidrográfica del Segura

José Antonio Vera / Jesús Fernández Fernández

La Confederación Hidrográfica del Segura (CHS) acaba de añadir a su visor geográfico más de 4.000 fotos del vuelo que realizó en 1929 Julio Ruiz de Alda, las primeras imágenes aéreas de la cuenca del Segura. Puedes acceder a ellas en este enlace y disfrutar de un material inédito con el que pocas regiones en el mundo cuentan. Se trata de una imagen continua y de gran calidad para estas fechas de los inicios del siglo XX.

Julio Ruiz de Alda Miqueleiz (Estella. Navarra 1897-Madrid, 23 de agosto de 1936), es un militar de artillería que participó en diversas campañas en Marruecos, donde descubrió la importancia de la aviación tanto en el mundo militar como en sus aplicaciones civiles.

1

Julio Ruiz de Alda (www.regmurcia.com)

Formó parte del vuelo del Plus Ultra que cruzó el Atlántico Sur por primera vez. Además, en el año 1927 impulsó la fundación de la primera compañía aérea española, la empresa Cetfa (Compañía Española de Trabajos Fotogramétricos Aéreos), junto con Augusto Aguirre Vila, José María Ansaldo Bejarano y Jorge Lóring Martínez. La principal actividad de esta empresa era la fotografía aérea aplicada a la generación de cartografía y, entre otros, realizaron trabajos para los catastros de Navarra y Álava y las confederaciones del Ebro y Segura.

El encargo que recibieron de la recién creada Confederación Sindical Hidrográfica del Segura fue la elaboración de una ortofoto en papel (una imagen en la que se puede medir a escala) de los regadíos de la cuenca y las zonas del sur de la provincia de Alicante que recibían aguas del Segura.

2

Fotocentros de las imágenes del vuelo Ruiz de Alda (elaboración propia)

Para ello, utilizando un equipamiento similar al que utilizaban las fuerzas armadas españolas y otros países de su entorno, generaron en diversas campañas a lo largo de los años 1928, 29 y 30 alrededor de 10.000 fotogramas (fotografías originales tomadas desde el avión) que fueron procesados y utilizados por los servicios técnicos de la Confederación constituyendo, en su momento, un documento importantísimo para conocer la realidad de la cuenca.

Con los avatares de la historia y el paso del tiempo este material fue archivado y dejó de ser utilizado hasta que en los 90 la CHS y la Comunidad de Murcia se plantearon recuperarlo para que pudiese ser consultado por todo el mundo. Se llevó a cabo un proceso de restauración y en 2002 se inició la digitalización de los fotogramas y la elaboración de la primera ortoimagen de la zona de cobertura en la Región de Murcia.

3

Uno de los fotogramas originales sobre el puerto de Cartagena

Este primer proceso, que se prolonga a lo largo de varios años, permite la digitalización de unos 6.000 fotogramas disponibles en el archivo de la Confederación correspondientes a grandes zonas del campo de Cartagena y las Vegas Alta, Media y Baja del Segura (por aquel entonces no se tiene constancia del paradero de los 4.000 fotogramas restantes). Sorprende la enorme calidad de las imágenes digitalizadas teniendo en cuenta la antigüedad de las mismas, los aviones y los medios disponibles en la época. Además no se disponía de los fotogramas originales ya que estos se habrían destruido o deteriorado con el tiempo y solo contaba con copias en diversos soportes (negativos, positivos, ampliaciones y copias en papel).

Con este material digitalizado la Dirección General del Medio Natural de la Comunidad de Murcia elaboró la primera versión de la ortofoto del Vuelo Ruiz de Alda en la Región de Murcia que está disponible a través de internet desde hace unos años.

4

Ortofoto del Vuelo Ruiz de Alda realizada por la CARM ( http://iderm.imida.es/cartomur/ )

Posteriormente, durante el año 2014 se han podido localizar, recuperar y escanear los casi 4000 fotogramas restantes no inventariados hasta ahora que corresponden a diversas zonas en las provincias de Murcia, Alicante, Albacete y Jaén. Con este material se ha podido elaborar y publicar en el 2015 la ortofoto que completa las Vegas Alta y Media del Segura, los regadíos de Hellín, el Campo de Lorca y una cobertura más completa del Campo de Cartagena y el norte del Mar Menor. Se incluye también el eje del río Segura desde Cieza hasta su nacimiento en Jaén. En resumen, tenemos la ortofoto completa de las zonas cubiertas por el vuelo en Jaén, el sur de Albacete y la Región de Murcia.

5

Vuelo Ruiz de Alda (Visor corporativo de la CHS)

Como ya hemos indicado antes, la altura del vuelo, la enorme calidad y el detalle de las imágenes captadas por Ruiz de Alda han permitido la elaboración de una ortofoto de 40 centímetros de píxel, lo cual resulta sorprendente para la tecnología y los materiales fotográficos disponibles en los años 20.

La nueva ortofoto está disponible en el visor corporativo de la Confederación en la dirección:

http://www.chsegura.es/chsic/?escenario=RAlda

Y como servicio WMS en:

http://www.chsegura.es/chswmsserver/RuizdeAlda?

En una fase posterior, la Confederación Hidrográfica del Segura tiene previsto realizar la ortofoto completa del sur de Alicante que incluirá la Vega Baja así como la amplia zona que llega más al norte de Alicante capital. Hasta que se complete el trabajo los fotogramas originales escaneados de la provincia están disponibles en las fototecas del Instituto Cartográfico Valenciano y del Centro Nacional de Información Geográfica.

ALGUNOS EJEMPLOS

Cambios en Lorca y en el río Guadalentín.

6 7

Cambios en la Bahía de Portmán.

8 9

Los Narejos.

10 11

La presa de la Fuensanta (Yeste. Albacete) estaba en plena construcción.

12 13